Saltar al contenido

Sopa de Garbanzos y Langostinos

La sopa de garbanzos y langostinos es una sopa muy nutritiva, en la que podemos añadir la variedad de pescado o marisco que más nos guste o del cual dispongamos.

En esta receta el sabor de la tierra proporcionado por los garbanzos, combina muy bien con la dulzura y extravagancia de los mariscos.

Si no pensáis usar garbanzos de lata, tendréis que poner los garbanzos deshidratados a remojo la noche anterior, para poder cocinarlos al día siguiente.

Tiempo de preparación 15 min
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo total 45 min
Cocina Mediterránea
Raciones 4 personas

Ingredientes
  

  • 500 g de Garbanzos enlatados
  • 1'2 litros de Caldo de Pescado
  • 20 ml de Aceite de Oliva
  • 1 Cebolla
  • 2 dientes de Ajo
  • 150 g de Langostinos
  • 70 g de Mejillones
  • 40 g de Gambas pequeñas
  • 200 ml de Vino blanco Sauvignon
  • 10 ml de zumo de Limón
  • 10 g de Perejil

Elaboración paso a paso
 

  • Empezaremos cortando la cebolla en trozos pequeños, también cortaremos el perejil que reservaremos en la nevera hasta que lo vayamos a usar, de esta manera se mantendrá fresco.
  • Lo siguiente que haremos será poner un cazo con el caldo de pescado a calentar. Una vez rompa a hervir pondremos los garbanzos de bote previamente cocinados para que se calienten y absorban el sabor del caldo.
  • Mientras tanto pondremos una sartén pequeña a calentar. Una vez caliente le añadimos el aceite, seguido de los langostinos y un poco de sal.
  • Cuando empiecen a coger color les damos la vuelta y dejamos que se cocinen un rato más.
  • Una vez hechos los retiramos a un plato y cuando se hayan enfriado los pelamos y reservamos.
  • En la misma sartén donde hemos cocinado los langostinos, rehogaremos la cebolla, que absorba esos jugos que han quedado en la sartén. Le añadimos un poco de sal para que suden y un par de ajos con el prensador.
  • Dejamos que se cocine el conjunto y cuando la cebolla se haya caramelizado, ponemos el vino, subimos el fuego y dejamos que reduzca hasta que se haya evaporizado casi por completo.
  • Añadimos la cebolla al caldo con los garbanzos y licuaremos la sopa con una licuadora de mano.
  • Ponemos la sopa de vuelta al fuego y retiramos la espuma que ha salido a la superficie al licuar los garbanzos.
  • Mientras tanto calentamos de nuevo la sartén que utilizamos antes, y ponemos las gambitas con los mejillones y los salteamos, para completar con perejil, sal,  pimienta, y el zumo de limón que añadiremos a la sopa.