Saltar al contenido

Recetas de Postres y Dulces

Crear un buen postre en realidad no requiere  los conocimientos ni el talento de un gran pastelero.

La pastelería y los postres incluso los más elaborados solo requieren productos básicos, harina, huevos, mantequilla y fruta.

No obstante, antes de ponerse manos a la obra es necesario tener conocimiento de ciertas recomendaciones básicas que nombraremos a continuación:

  • Todos los ingredientes que forman parte de la elaboración de una receta han de ser de buena calidad y frescos por lo que es recomendable tener al alcance en la despensa ingredientes básicos que utilicemos a menudo. El chocolate, el café, la vainilla o la canela forman parte de esos productos necesarios y fáciles de tener a mano.
  • Compruebe siempre la fecha de caducidad de los productos antes de ser utilizados. Productos como pueden ser la crema de leche o el chocolate intente comprarlos lo más próximo a la fecha de su utilización, teniendo en cuenta  las cantidades requeridas.
  • La harina en general, es un producto perecedero. Se deshidrata pasado un mes y puede originar alguna decepción.
  • Seleccione siempre que sea posible frutas maduras con hueso.
  • Adquiera los cítricos cultivados de manera orgánica, sin sustancias químicas. En caso de ser necesario utilizar las cortezas, se deberán enjuagar con abundante agua. A ser posible compre las frutas tal cual vendidas en su cartón de origen ya que han sido menos tocadas.

Es muy importante que respetemos las proporciones y medidas requeridas en la elaboración de cada receta. La imaginación y la creación en pastelería se basan en la experiencia y conocimiento sin dar espacio a la improvisación.

Una vez se ha obtenido cierta experiencia, se puede ajustar una receta en relación a los ingredientes.

Temperatura y Tiempos de Coccion

La temperatura y el tiempo de cocción siempre tienen que ser respetados. Conocer bien su propio horno puede ser determinante en el éxito de una preparación, ya que en ocasiones podemos encontrarnos una discrepancia de hasta el 30% entre la temperatura que señala el termostato y la real.

En estos casos es aconsejable disponer de un termómetro para horno, engancharlo en el centro de este y comparar la temperatura marcada en el horno con la facilitada por medio del termómetro, pasados 10 minutos.

Ingredientes comúnmente usados ​​en postres

Los huevos y la sal son dos ingredientes importantes y muy utilizados en la creación de postres. La leche y la crema también son ingredientes muy comunes en repostería.

SAL

Sal es uno de los ingredientes más importantes. Bien sabemos que la sal es una parte necesaria de la dieta humana, presente en pequeñas y grandes proporciones en muchos alimentos naturales.

La sal realza considerablemente todas las preparaciones, ya sean dulces o saladas.

Generalmente la asociamos con condimentos para mejorar o potenciar su sabor, pero también es necesaria en la elaboración de muchos platos dulces.

La sal también suaviza el azúcar y la mantequilla, activa las papilas gustativas y realza todos los aromas.

Tenemos que respetar las cantidades necesarias en la receta para no pasar de mejorar los alimentos con sal a estropearlos añadiéndoles mucha sal.

HUEVOS

Los huevos son uno de los ingredientes esenciales en la cocina y son fundamentales para muchos postres. Su gran versatilidad y sus sorprendentes propiedades como espesante, emulsionante y estabilizador hacen que su presencia sea imprescindible en diversas creaciones en repostería, salsas cremas bizcochos y helados.

Aunque no suele ser el ingrediente principal, el huevo juega un papel específico y determinante en cuanto a textura, sabor y aroma. La medida en que se utilizan o no los huevos marca una enorme diferencia en la calidad del producto.

Los huevos se utilizan por varias razones:

  • Alteran la textura, por ejemplo, en helados.
  • Incrementan el aroma de bollería como el brioche.
  • Realzan los sabores.
  • Aportan volumen y refuerzan la estructura de productos como los bizcochos.
  • Actúan como agente espesante.
  • Ejercen como emulsionantes en productos como mayonesa y helados.